Pádel Individual: Lo bueno y lo malo de jugar sin pareja

padel-individual

El pádel es un deporte de pareja. Nada como ese dos contra dos, subiendo de la red y volviendo para sacarla de la esquina. Esa sensación de tener una pelota mueta a mitad de pista, y dos campos en los que machacar… pocas cosas hay mejor que eso para los padeleros. Sin embargo, en algunos sitios hay también pistas individuales de pádel, de menor tamaño y donde también puedes echar partidos sin pareja.

Evidentemente, esta modalidad de pádel, que no está reglamentada, y para la que no hay torneos profesionales (puede que alguno amateur), es totalmente diferente. Hay gente que la prefiere y otros que disfrutan más cuando juegan junto a alguien y contra dos. Veamos algunas de las diferencias, y las cosas buenas y malas del pádel individual.

Cosas buenas del pádel individual

No paras de participar. Para los que no aguantan más de dos puntos sin tocar una pelota, o para esos a los que no les tiran mucho en el pádel por parejas, esta modalidad les puede venir muy bien para quitarse el mono de bola. Aquí no hay manera de que no te llegue la pelota. Esta modalidad es ideal para los fans de meter la pala en el campo de al lado ;)

Dependes de ti para ganar. Relacionada con la ventaja anterior. Se acabaron los cabreos con el compañero, esa sensación de ‘hemos perdido, pero no ha sido por mi culpa’ que de vez en cuando, casi sin querer, nos aparece en la cabeza. Tú eres el único responsable de la derrota y la victoria. A más de uno le puede ahorrar más de un enfado con el de al lado. Eso sí, siempre nos quedará echarle la culpa al campo, la pelota, los focos…

Perfecto cuando no tienes compañero. Esta puede ser sin duda la mejor ventaja de tener pistas individuales de pádel cerca. Esos días en los que no tienes compañero, donde es imposible encontrar a cuatro jugadores para echar el partido. Con esto no tienes problemas, con tener un rival es suficiente; puede salvar más de una tarde.

Cosas malas del pádel individual

No existe la volea. En este tipo de campos es casi imposible subir a la volea, a no ser que tengas brazos de metro y medio. A diferencia del pádel por parejas, en esta modalidad no se puede cubrir la mayoría de la pista cuando subes a la red, por lo que hacerlo es casi un suicidio, a no ser que el golpe del contrario sea a contrapared. En cuanto tu golpe no es muy profundo, el rival te tiene a su merced.

El ambiente no es el mismo. Ese buen rollo de cuatro personas con las clásicas bromas, comentando los puntos, etc. Se pierde un poco en el pádel individual. Dos no es lo mismo que cuatro, y eso se nota; pierdes un poco el espíritu de este deporte. Dependerá de cada uno, por supuesto, pero la verdad es que en este sentido no tienen nada que ver…

Falta de costumbre. Como lo normal siempre es jugar por parejas, el no estar adaptado a esas dimensiones de la pista (no es exactamente medio campo de la pista normal, sino que es un poco más ancha) ni a competir sin un compañero, puede ser un poco más raro. Todo es ponerse a jugar, claro.

¿Qué te parece el pádel individual? ¿Cuál prefieres?

Opt In Image
¿Quieres más Pádel?
Te lo mandamos al Correo
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
De los que disfrutan en los partidos de más de dos horas. Prefiero un efecto bonito que sacarla de la pista. Algún día aprenderé a volear de verdad. Nunca seré un jugón, pero siempre te costará ganarme ;)

No hay comentarios

Dejar respuesta

Loading Disqus Comments ...
Loading Facebook Comments ...