Consejos de nutrición para padeleros

nutricion-padel

Para conseguir un buen rendimiento en pádel no basta con hacer ejercicio de manera regular y entrenar la técnica para mejorar nuestros golpes y movimientos en la pista. Todo esto tiene que ir acompañado de una correcta alimentación que nos permita mantener una buena condición física. Hoy queremos dar algunos consejos de nutrición para padeleros que quieran estar en forma y rendir siempre al máximo, tanto en el día a día como en la pista de pádel.

Llevar una dieta equilibrada, tomando lo que nuestro organismo necesita en cada momento y en función de nuestras características es clave. Comer bien, saber cuál es la rutina alimentaria que más nos beneficia y los alimentos menos recomendables si queremos estar en buenas condiciones nos ayudará a estar más sanos y felices.

No se trata de hacer regímenes ni dietas, nada de eso. Se trata de disfrutar comiendo pero comiendo bien y de manera saludable. Nuestro cuerpo lo agradecerá y en la pista de pádel se notará en nuestro rendimiento más de lo que muchos piensan.

Tips nutricionales para mejorar el rendimiento en pádel

Os contamos algunos aspectos clave relacionados con la nutrición que nos vendrán muy bien cuando empezamos a practicar pádel de manera regular. En realidad son consejos de sentido común que se puede aplicar cualquier persona que quiera comer bien, de manera equilibrada, pero que no pueden faltar en el día a día de un deportista.

– Lo primero es conocernos a nosotros mismos, ¿esto qué quiere decir? Que tenemos que saber cuál es nuestra condición física actual, qué porcentaje de grasa y de masa muscular tenemos. Así podremos saber qué tipo de alimentos son los más beneficiosos en ese momento y en qué cantidades debemos tomarlos. Para hacer un buen estudio lo mejor es acudir a un endocrino o nutricionista.

– Hacer cinco comidas al día. Esto lo hemos oído siempre, pero es que realmente es una buena manera de evitar pasar periodos largos de tiempo sin comer que inevitablemente luego conllevan atracones por el hambre que tenemos. Mejor hacer más comidas repartidas a lo largo del día para no tener esa sensación de hambre voraz y estar a gusto todo el tiempo.

Queremos destacar también la importancia del desayuno, también hemos escuchado siempre que es la comida más importante, y lo cierto es que un buen desayuno (sano y equilibrado, nada de bollería industrial, ni grasas animales) nos carga las pilas y nos llena de energía para encarar la jornada.

– Comer con calma, tranquilamente. En ocasiones el estrés diario que acumulamos entre el trabajo y todo lo que tenemos pendiente por hacer nos lo pone difícil . Pero queremos transmitir la importancia de dejar a un lado las prisas en el momento de comer. En la medida de lo posible, vamos a intentar sentarnos con calma frente a nuestro plato y disfrutar de la comida, masticando bien y pausadamente, saboreando nuestras recetas. Si como decíamos por nuestra situación es complicado sacar ese momento de tranquilidad, que al menos sea un objetivo que tengamos en mente y lo intentemos llevar a cabo siempre que podamos.

– Después de comer hay que dejar tiempo para hacer la digestión de manera correcta. Es decir, no ponernos a hacer ejercicio de repente. Hay que dejar trabajar al organismo.

– La hidratación es fundamental. Beber agua aun cuando no tengamos sed, es importantísimo mantener nuestro organismo hidratado. Tened siempre una botellita de agua a mano y bebed durante el día.

– Modera el consumo de sal. No es buena amiga de la hipertensión.

– Modera el consumo de azúcar. Especialmente el azúcar refinado. Cuanto menos procesado esté el azúcar mejor será para nuestra salud y no solo física, también mental. El azúcar moreno está menos refinado y hay también otros edulcorantes naturales como la panela que son mejores todavía.

– Toma la cantidad de calorías adecuada según lo que vayas a hacer después o lo que hayas hecho de ejercicio físico para recuperar lo perdido.

– La dieta de todo padelero tiene que ser rica en hidratos de carbono y en fibra (consume productos integrales).

– El aporte de proteínas tiene que ser el adecuado en función de la intensidad de tus entrenamientos o partidos de pádel.

– Mucho ojito con las grasas. Las grasas saturadas y los aceites de origen animal cuanto más lejos, mejor. Lo mejor para nuestra dieta es el aceite de oliva y alimentos ricos en Omega 3 y Omega 6.

– Las frutas, verduras y hortalizas tienen que ser un pilar fundamental de tus comidas, que equilibran además la ingesta de vitaminas.

La principal idea es que se puede disfrutar mucho comiendo sano y bien, no es complicado llevar una dieta equilibrada, tan solo hay que querer hacerlo. Las ventajas que notaremos merecen mucho la pena.

Opt In Image
¿Quieres más Pádel?
Te lo mandamos al Correo
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
Jugando cada punto del partido como si fuera el último. Amateur con aspiraciones a reina de la pista :) Perfeccionando mi volea. ¿Hablamos de pádel?

2 Comentarios

  1. Entonces….lo de las cervezas después del partido ….. ¿Qué hacemos? Si al final voy a jugar para tomar unas cervezas con los amigos , jajaja! Es broma!

    Estoy contigo Irene en la importancia de una buena alimentación. A medida que empiezas a exigirte más y jugar con gente de más nivel, la forma física es determinante y mantener un dieta sana , equilibrada y un nivel de peso adecuado es super importante.

    No es lo mismo moverte por la pista con 70 Kg o con 80 Kg…. A cuidarse toca! ;-)

    • ¡Ojo! que una cervecita de vez en cuando no viene mal, echa un vistazo a este otro post que te va a gustar ;): http://www.empadelados.com/padel-y-cerveza/. Pero siempre con moderación y teniendo en cuenta estos consejillos sobre nutrición y lo que tú comentas, que para estar en buena forma y disfrutar jugando hay que cuidarse. ¡Gracias por pasarte!

Dejar respuesta

Loading Disqus Comments ...
Loading Facebook Comments ...