El revés en pádel: Consejos para mejorarlo

reves-padel

Pongamos las cosas claras: el revés de pádel es uno de los golpes más complicados; o al menos de los más difíciles de aprender. Cuando estás empezando y eres un amateur del pádel, cada vez que sueltas la mano la pelota acaba en cualquier sitio menos dentro de la pista.

Poco a poco, como cualquier otro golpe, le vas cogiendo la práctica y empiezas a defenderte. Sin embargo, hace falta mucho entrenamiento de pádel, mucho jugar partidos y golpear pelotas, hasta que se consigue tener un buen revés en el pádel decente; es decir, utilizar ese golpe para atacar, y no solo para defender.

Lo normal es que sea el golpe de derechas el primero que empecemos a utilizar para hacer daño al rival, para luego poco a poco ir soltándonos con golpes de revés.

¿Cómo entrenar el revés en el pádel?

Con mucha práctica, por supuesto. Lo primero que debes decidir es si vas a tener un revés a dos manos o a una mano. La primera opción se ve muy poco, es algo menos aconsejable; sin embargo, un jugador TOP como Juani Mieres tiene este tipo de revés, así que dependerá sobre todo de tus sensaciones y de cómo creas que te vas a encontrar más cómodo.

Los que vienen del tenis, por ejemplo, pueden estar más interesados en golpear sujetando la pala con las dos manos. Lo más normal es realizar el revés a dos manos, y también lo más recomendado: es más rápido a la hora de armar el golpe, más cómodo y cuando ya tienes un nivel te da mucha más libertad para probar cosas nuevas.

Es importante tener en cuenta unas nociones básicas antes de empezar a jugar; de esta forma, evitamos adquirir algunos malos hábitos y manías (el ‘muñequeo’, sobre todo) que se nos pegan con nos ponemos a probar el pádel sin más.

Esto no significa que tengamos siempre que hacer un pádel ‘académico’ ni mucho menos, pero al menos sí saber cuál es la postura correcta para dar el golpe. En el caso del revés de pádel a una mano, por ejemplo, debemos estar muy atentos a tener el brazo estirado a la hora de recibir la bola, ya que la manía típica es encogerlo y doblar el codo, lo que nos limita mucho el movimiento y entorpece nuestro golpeo.

Otro aspecto importante para que nuestro golpe de revés en el pádel sea bueno, es acostumbrarnos a dar a la bola a la altura y en el momento correcto. Para ello, lo ideal es darle cuando pasa a la altura de nuestra cintura y está un palmo por delante de la misma. Sí, lo sé, cualquiera se pone a medir palmos y esperar a tenerla a la altura perfecta, pero bueno, ese es el momento perfecto ;)

Y a ti, ¿qué tal se te da el golpe de revés? ¿Es una de tus armas favoritas?

Opt In Image
¿Quieres más Pádel?
Te lo mandamos al Correo
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
De los que disfrutan en los partidos de más de dos horas. Prefiero un efecto bonito que sacarla de la pista. Algún día aprenderé a volear de verdad. Nunca seré un jugón, pero siempre te costará ganarme ;)

No hay comentarios

Dejar respuesta

Loading Disqus Comments ...
Loading Facebook Comments ...