Lesiones en pádel: Codo de tenista

lesiones-padel-codo-tenista

Entre los padeleros que juegan habitualmente al pádel es normal que en alguna ocasión hayan notado molestias o dolor en el brazo en la zona del codo. Lo más probable es que estemos empezando a sufrir una epicondilitis, conocido también como codo de tenista o tendinitis del exterior de la muñeca. Se trata de una de las lesiones más comunes en pádel y en general de todos los deportes de raqueta.

Como todas las lesiones, es importante saber cómo evitar el codo de tenista y cómo tratarlo en el caso de que lo lleguemos a padecer, ya que se trata de una lesión dolorosa, incómoda y que si no se cura bien se puede complicar y que nos dé más guerra de lo necesario. Vamos a saber qué es exactamente la epicondilitis o codo de tenista, por qué se produce, cuáles son los síntomas, tratamiento y prevención.

¿Qué es la epicondilitis o codo de tenista y por qué se produce?

El codo de tenista se produce cuando se inflaman los tendones, denominados epicondíleos, que unen la musculatura del brazo y de la mano con el epicóndilo en la cara lateral exterior del codo.

La articulación del codo está formada por el húmero (que es el hueso superior del brazo) y el cúbito (uno de los huesos de la parte inferior del brazo). En la parte inferior del húmero encontramos los epicóndilos. En la parte externa del codo en la cual se conectan mediante tendones algunos músculos del antebrazo, está el epicóndilo lateral.

La epicondilitis o codo de tenista es una lesión que se produce por la repetición de movimientos y uso excesivo de los músculos del antebrazo. En el pádel estos músculos se están utilizando continuamente y por eso se producen microlesiones en el tendón que pueden llegar a ocasionar irritación y dolor en la zona del codo.

En cada entrenamiento o partido de pádel se repiten una serie de golpes que implican la utilización de la musculatura del antebrazo. El revés es el golpeo que nos hace más propensos a sufrir codo de tenista. Hay que saber cómo ejecutarlo correctamente.

Además de no realizar correctamente golpes como el revés, la epicondilitis o codo de tenista nos puede sorprender por cometer algunos errores dentro de la pista como mantenerse clavados, olvidando el juego de pies y golpeando las bolas de frente en vez de movernos para devolver con soltura de lado.

También es común entre algunos jugadores, sobre todo al principio, golpear con el brazo flexionado, sin separarlo del tronco lo que general sobrecarga muscular en la parte exterior del codo.

Y por supuesto, otra de las causas de esta lesión es jugar con una pala con el peso equivocado, o más ligera de lo que necesitamos o más pesada. Hay que saber encontrar la pala que mejor se adapte a nuestra condición física y características de juego para no hacernos daño jugando.

Síntomas del codo de tenista

Los principales síntomas que nos alertan del codo de tenista o epicondilitis son:

– Sentir dolor o presión en la parte externa del codo.
– Sentir dolor al levantar un objeto que pese mucho.
– Sentir falta de fuerza en el antebrazo.
– Sentir dolor al cerrar el puño o agarrar un objeto con fuerza.
– Sentir dolor al realizar giros de muñeca, como para mover un picaporte, por ejemplo.

Tratamiento del codo de tenista

Cuando tenemos los síntomas arriba descritos tendremos que realizar un pequeño tratamiento para superar el codo de tenista o epicondilitis:

– Después de los estiramientos al terminar el partido de pádel o entrenamiento, aplicar hielo en el codo durante 20-30 minutos cada 3 o 4 horas. Continuar con ello de 3 a 4 días.

– Tomar un antiinflamatorio si el dolor se vuelve agudo.

– Colocar alrededor del antebrazo, justo debajo del codo, una banda elástica de tenista que evite que los músculos del antebrazo tiren del epicóndilo
dolorido.

– Dejar de jugar al pádel o reducir el ritmo.

Si realizando esto no remitiese el dolor, hay que plantearse acudir a un fisioterapeuta.

¿Cómo prevenir el codo de tenista?

Ya hemos comentado en varias ocasiones la importancia de la prevención para no tener que enfrentarnos a lesiones que si tenemos cuidado y hacemos las cosas bien se pueden evitar y así podemos disfrutar del pádel sin problemas.

En el caso de la prevención del codo de tenista, como veíamos antes, es importante jugar al pádel con la pala adecuada, que tenga el peso y las características que mejor se adapten a nuestro físico y experiencia. También saber cómo colocarnos y movernos por la pista de pádel para poder llegar a las bolas con soltura y no forzar músculos y articulaciones al intentar devolver los golpes.

Por supuesto, realizar ejercicios de precalentamiento de la zona, fundamentalmente estirar bien y lentamente el codo y los músculos del antebrazo, pectoral y hombros antes de empezar a jugar un partido de pádel o de entrenar. Y no olvidarnos tampoco de estirar después de jugar.

Opt In Image
¿Quieres más Pádel?
Te lo mandamos al Correo
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
Jugando cada punto del partido como si fuera el último. Amateur con aspiraciones a reina de la pista :) Perfeccionando mi volea. ¿Hablamos de pádel?

No hay comentarios

Dejar respuesta

Loading Disqus Comments ...
Loading Facebook Comments ...