El juego de pies en pádel

juego-pies-padel

Dentro de la preparación técnica en pádel no debemos conformarnos solo con aprender y entrenar los golpeos, un aspecto fundamental al que debemos prestar especial atención es al juego de pies en pádel. Saber moverse dentro de la pista es imprescindible para que precisamente nuestros golpes sean letales.

Seguro que más de una vez habréis escuchado a algún comentarista en un partido decir una frase tipo: “el secreto está en el juego de pies” de tal o cual jugador. Y es que nada tiene que ver la eficacia y rotundidad de un jugador que se muestra vivo, que se mueve de un lado a otro de la pista, que sabe cómo y dónde colocarse en cada momento, con un jugador estático y torpe con los pies que acierta a devolver una de diez.

Las características del pádel como son la rapidez del juego, los rebotes de la pelota en las paredes o estar pendiente también de los movimientos del compañero, nos indica que estar parado no es una opción si queremos ganar.

Por eso hay que dominar el juego de pies en pádel, porque aunque las voleas, las bandejas, los reveses y otros golpes nos salgan de lujo cuando los entrenamos en parado, en un partido todo se complica y si no sabemos movernos adecuadamente llegaremos forzados al golpeo y no obtendremos el resultado que esperamos.

Un correcto juego de pies en pádel permite encarar y realizar las jugadas con más facilidad, eficacia y menor esfuerzo y está íntimamente ligado con nuestro nivel de coordinación.

Tener un buen juego de pies no es algo que venga de serie, como todo, hay que dedicarle tiempo e incluir en nuestras sesiones de entrenamiento ejercicios específicos para mejorarlo progresivamente, hasta que consigamos movernos dentro de la pista con tanta soltura que no se nos escape ni una sola bola.

Cómo entrenar el juego de pies en pádel

La primera indicación básica sobre cómo entrenar el juego de pies en pádel es saber adquirir una buena colocación en la pista. Tenemos que estar en posición de alerta, con las piernas ligeramente flexionadas, el peso del cuerpo sobre las puntas de los pies y el centro de gravedad bajo. Desde esa postura podremos desarrollar los movimientos y estar preparados para recibir los golpes del rival.

Una vez se ponga la bola en juego hay que estar en constante movimiento, realizar pequeños saltos que nos ayuden a cambiar la dirección del cuerpo, girar, reaccionar y adelantarnos a las intenciones de nuestros rivales. Pero hay que saber volver a colocarse en la pista una vez ejecutado un golpe y volver a empezar, una y otra vez.

Os proponemos algunos ejercicios para entrenar el juego de pies en pádel:

– Colocar un circuito de aros en la pista y saltar de uno a otro con las puntas de los pies. Realizar cambios de direcciones, saltar de delante hacia atrás, de un lado a otro, en diagonal, etc.

– Colocar un circuito de conos dispersos por la pista y encima de cada uno de ellos una pelota. Movernos de uno a otro rápidamente para agacharnos a coger la bola del cono, lanzarla y desplazarse hacia otro para coger otra bola y lanzarla. Así sucesivamente. Alternar los movimientos: del cono de delante a otro de atrás, después a uno que esté más al lado, etc. Los golpeos a las bolas que se cogen también se pueden alternar.

– Siguiendo con los conos, esta vez coger dos y ponerlos alineados a una distancia de aproximadamente un metro y medio entre ellos, situarse en el centro y comenzar a desplazarse rápidamente hacia el cono de la derecha, rodearlo, volver al centro y desplazarse hacia el cono de la izquierda, rodearlo, y así sucesivamente. Siempre mirando al frente. Hay que ir haciendo ochos en el “recorrido de rodeo de los conos”.

– Extender en la pista la escalera de agilidad y pasarla de manera rápida, en puntas, hacia delante, hacia atrás, con pasos laterales, alternando los pasos dentro y fuera de la escalera.

– Poner una fila de pelotas en el suelo y al final de la fila un par de pequeñas vallas. Sortear las bolas realizando pasitos rápidos pero muy pequeñitos en puntas, hasta terminar el recorrido de las mismas y saltar las dos vallas finales con los pies juntos.

– Colocar una pica en la pista, realizar un saque e inmediatamente después correr hacia la pica y rodearla (siempre con el cuerpo mirando hacia el frente) para después simular dos voleas bajas, flexionando bien las rodillas, de golpeo de derecha y de revés.

– Con la ayuda de unos elásticos en los tobillos que se enganchen a la valla de la pista, entrenar diferentes tipos de golpeos, para acercarse y alejarse para dar a la bola y así luchar contra la fuerza que ejercen los elásticos.

La idea es que a base de entrenar el juego de pies, con estos u otros ejercicios similares, se convierta en una rutina que a la larga permita automatizar los movimientos que nos permitirán ser unos jugadores de pádel ágiles, despiertos y con chispa.

¿Qué ejercicios realizáis vosotros para entrenar el juego de pies?

Opt In Image
¿Quieres más Pádel?
Te lo mandamos al Correo
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
Jugando cada punto del partido como si fuera el último. Amateur con aspiraciones a reina de la pista :) Perfeccionando mi volea. ¿Hablamos de pádel?

No hay comentarios

Dejar respuesta

Loading Disqus Comments ...
Loading Facebook Comments ...