Cómo entrenar la concentración en el pádel

concentracion-padel

Uno de los elementos más difíciles de controlar durante un partido de pádel es la concentración. Es normal que se produzcan distracciones durante el juego, por los cambios de ritmo, las pausas, la duración, el cansancio o el estrés, entre otras cosas, pero debemos dar mucha importancia a entrenar la concentración en el pádel porque es tan clave que puede decidir el resultado de un partido.

En muchas ocasiones hemos escuchado a compañeros, rivales, decir cosas como: “estoy fuera del partido”, “perdí la concentración en el peor momento”… Para que esto no ocurra y estemos siempre metidos de lleno en el partido y en el juego es necesario saber controlar las distracciones y cómo mantener siempre un buen nivel de concentración en la pista.

La concentración se ha definido como un proceso psíquico que consiste en centrar voluntariamente toda la atención de la mente sobre un objetivo, objeto o actividad que se esté realizando o se piense realizar en ese momento, dejando de lado la serie de hechos u otros objetos que pueden ser capaces de interferir en su consecución o en su atención.

Al igual que otros factores psicológicos que influyen en nuestro rendimiento en el pádel como la visualización o el control del estrés, se pueden entranar, la concentración también, tanto dentro como fuera de la pista. Aunque cada persona es un mundo y, como en todo, hay gente que se distrae con mayor facilidad que otros, existen ejercicios de focalización de la atención que se pueden realizar en nuestras sesiones de entrenamientos para luego llevar lo aprendido a los partidos y conseguir que nada nos distraiga del juego.

Antes de nada hay que saber que existen dos tipos de factores de distracción:

– Factores de distracción externos: el público, nuestro compañero, los rivales, el clima, el ruido, etc.

– Factores de distracción internos: pensamientos de evaluación, análisis de una jugada, recordar otros partidos, pensamientos negativos sobre determinados momentos del juego, etc.

Por lo general, los partidos se suelen comenzar con un nivel bajo de concentración y poco a poco nos vamos “metiendo en el juego” y aumentando la concentración. En la recta final del partido nuestra concentración a menudo desciende de nuevo, el cansancio influye. Pero como decíamos, debemos entrenar nuestra mente para conseguir estar concentrados al máximo y durante el mayor tiempo posible, porque de hecho si al final de un buen partido perdemos la concentración puede que lo acabemos perdiendo.

Ejercicios para mejorar la concentración

En nuestro día a día se pueden realizar sencillos ejercicios que nos ayudarán a desarrollar un estado mental óptimo y, como consecuencia, estar más equilibrados y tener mayor capacidad para concentrarnos cuando sea preciso. Además, en nuestras sesiones de entrenamiento también tenemos que dejar hueco a este tipo de ejercicios para mejorar la concentración.

– Ejercicios de relajación y meditación centrados en la respiración. Estos ejercicios se pueden realizar todos los días, tan solo lleva unos minutos. Debemos encontrar el momento adecuado, en un lugar donde nos sintamos cómodos, sin mucho ajetreo, intentando que haya silencio. Cerramos los ojos y enfocamos nuestro pensamiento en la respiración. Nos distraeremos fácilmente al principio, pero cada vez que nuestra mente se vaya a otra parte volveremos a encaminarla a pensar en nuestra respiración.

Practicar ejercicios de meditación como estos con frecuencia, además de mejorar nuestra capacidad de atención y concentración, nos ayuda a mantener un mayor autocontrol emocional y a reducir el estrés. Aumentamos nuestra tranquilidad interior y eso es muy beneficioso.

– Ejercicios de inteligencia emocional: a través de los cuales tomaremos conciencia de las propias emociones, distinguiendo cuáles son verdaderas y cuáles no y aprenderemos también a gestionar esos estados emocionales equilibrando razón y emoción. Para que exista la mayor coherencia entre pensamiento, sentimiento y acción. Estos ejercicios nos aportarán un buen nivel de estabilidad mental.

Hay numerosos ejemplos de ejercicios de inteligencia emocional, uno de ellos es el de pensar cada mañana cómo queremos enfocar nuestro día, qué queremos conseguir, marcarnos pequeñas metas. Y al acostarnos analizar brevemente cómo ha ido el día, sacando tres cosas positivas.

Aunque parezca alejado de un tema como la concentración, al fin y al cabo se trata de mantener nuestra mente y nuestras emociones lo más equilibradas posible y este tipo de ejercicios son muy útiles para conocernos a nosotros mismos y conseguir esa estabilidad que luego nos vendrá muy bien en la pista de pádel.

– Ejercicios de auto-observación: para detectar los pensamientos limitadores y distractores y trabajar en modificarlos y potenciar los que nos ayudan a centrar nuestra atención.

– Rejilla de entrenamiento de la concentración. Saliéndonos de un plano tan “místico” como los anteriores, un ejercicio de papel y boli muy útil para entrenar la concentración es una rejilla, una matriz de números organizados al azar que van desde el 00 al 99.

Un ejercicio sencillo para empezar es buscar los números secuencialmente desde el 00 al 99 y cronometrar el tiempo que nos ha llevado marcar todos los números de la rejilla en el orden escogido. Se pueden realizar diferentes tipos de ejercicios de este tipo que ayudan a focalizar nuestra atención. Os podéis descargar facilmente plantillas y más datos.

Mantener la concentración durante el partido de pádel

Si nos hemos puesto una rutina de entrenamientos en la que se incluyen ejercicios como los que os comentábamos antes para potenciar nuestro nivel de concentración, llegaremos a los partidos con más seguridad y tranquilidad, que también es fundamental para evitar distracciones. Durante los partidos de pádel tenemos que tener en cuenta para mantener la concentración lo siguiente:

– Jugar y dejar de pensar en el marcador: no debemos perder el enfoque de nuestra atención y no podemos estar todo el rato pendientes del marcador porque nos va a distraer de los importante que es estar al juego y posiblemente nos genere ansiedad, tanto si está a favor o en contra.

– No analizar las jugadas mientras se están realizando. Gracias a nuestros entrenamientos de la visualización y a las técnicas de relajación que tenemos que hacer previo a los partidos, los movimientos, acciones, etc. tienen que estar automatizadas. No podemos ponernos a pensar en la táctica en mitad de un punto. Entre punto y punto sí podemos analizar de manera breve y concisa cómo actuar en adelante, pero durante el punto no hay tiempo, hay que jugar y hay que estar pendiente de eso nada más.

– Centrarnos en la bola durante todo el punto, es decir durante todo el trayecto hasta que la impactamos. No nos distraigamos en el último momento intentando mirar el hueco porque entonces seguramente acabemos enviando la pelota de una manera diferente a como queríamos.

– Controlar la vista. Mantenerla fija dentro de la pista de pádel, evitar mirar a las gradas o a lo que ocurre más allá de las paredes. Pensad que fuera no hay nada que nos interese, todo lo importante se está librando dentro.

– Focalizar la atención en un objeto y centrarnos en él durante un rato, después podemos elegir otro y hacer lo mismo. Pero así evitaremos que nuestra vista se salga de lo importante que es la pista y el partido y evitaremos que nuestra mente lo haga también.

– Marcarse pequeños objetivos y centrarse en conseguirlos, como por ejemplo ganar 2 o 3 puntos seguidos.

– Pasarlo bien disfrutando de los puntos que se consiguen y olvidar los que se pierden. Es complicado, sí, sobre todo si entras en una racha de que pierdes varios seguidos. Vale, pero el pensamiento tiene que ser el siguiente y el siguiente, no llenar nuestra cabeza de pensamientos negativos que nos pongan nerviosos y nos hagan mirar al mardador, perder el foco y desconcentrarnos. Celebremos los puntos que metemos y olvidémonos de lo malo.

Teniendo en cuenta todas estas cosas mejoraremos nuestro nivel de concentración y estaremos más tranquilos en la pista y, por tanto, rendiremos mucho mejor.

Y vosotros ¿qué hacéis para mantener la concentración en el pádel?

Opt In Image
¿Quieres más Pádel?
Te lo mandamos al Correo
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
De los que disfrutan en los partidos de más de dos horas. Prefiero un efecto bonito que sacarla de la pista. Algún día aprenderé a volear de verdad. Nunca seré un jugón, pero siempre te costará ganarme ;)

No hay comentarios

Dejar respuesta

Loading Disqus Comments ...
Loading Facebook Comments ...