Entrenamiento de pádel para niños

padel-ninos

¿Alguna vez habéis visto un partidillo de pádel infantil y habéis pensado que si os enfrentarais a ellos os pulirían? Confesamos, a nosotros nos ha ocurrido. Y es que cada vez son más los niños que comienzan a jugar al pádel, la mayoría de las veces motivados por sus padres, y que después le cogen el gusto. Pero ¿cómo debe ser el entrenamiento de pádel para niños? ¿qué hay que tener en cuenta?

A la hora de plantearse el entrenamiento de pádel para niños lo primero que hay que entender es que los niños no son como adultos de menor tamaño. Aunque parezca obvio algunas personas parece que no llegan a comprenderlo bien.

Tenemos que tener en cuenta el desarrollo motor de los chavales que vamos a entrenar y también tendremos que tener, aparte de una buena dosis de paciencia, herramientas de psicología básicas para tratar con ellos y generar una relación de respeto y buen rollo.

Los niños son como esponjas y tienden a imitar modelos de comportamiento, por lo general van a seguir el ejemplo de sus entrenadores. Hay que saber mantener su atención para que comprendan las explicaciones, pero tengamos clara una cosa, como el niño se aburra, le perderemos y cualquier esfuerzo porque aprenda a dar un bote a la bola será en vano.

El entrenamiento de pádel para niños tiene que ser ante todo ameno, hay que mantener a los niños y chavales activos. Plantear juegos y dinámicas divertidas en las que se mezclen ejercicios para mejorar diversas habilidades, como la coordinación, y a la vez ir enseñando los aspectos fundamentales de la técnica del juego.

Por supuesto hay que transmitirles la importancia del calentamiento, explicándoles por qué antes de realizar deporte es aconsejable calentar los músculos, al tiempo que se pueden combinar ejercicios de estiramientos y juegos e incluso algún baile para entrar en calor de manera divertida. También enseñarles otra cosa básica como hidratarse cuando hacen ejercicio, parando para dos o tres ejercicios para beber un poco de agua todos. Así empezarán a tomarlo como un hábito.

La técnica en pádel no es compleja, los niños la asimilan bien. Tendremos que ir poco a poco introduciendo conceptos: cómo colocarse en la pista, cómo desplazarse, cómo son los los golpes básicos, etc. Si los chavales se lo están pasando bien en la sesión de entrenamiento, veremos que rápidamente asimilarán todo y empezarán a dominar los aspectos básicos de la técnica.

Hay que respetar los tiempos de evolución de cada chaval, saber cuándo es posible exigirles un poco más o cuando hay que esperar un poco para subir un peldaño más. No hay que agobiarles ni generarles ningún tipo de ansiedad. Lo que tenemos que tener claro es que lo más importante es que disfruten jugando y aprendan a valorar la importancia de hacer deporte y los beneficios que conlleva, en este caso jugar al pádel.

Trabajar el aspecto psicológico en los entrenamientos de pádel para niños también es fundamental. Enseñarles a canalizar sus energías, transmitirles el juego limpio, la importancia de la compenetración con el compañero y plantear situaciones (los mismos partidos de pádel las favorecen) en las que tengan que lidiar con esos pequeños conflictos que pueden surgir.

De manera que aprendan a asumir tanto las victorias como las derrotas, saliendo siempre de la pista con una sonrisa y con ganas de seguir jugando y mejorando.

En otro post os hablaremos de ejercicios y juegos concretos que se pueden realizar en sesiones de entrenamiento de pádel para niños.

Opt In Image
¿Quieres más Pádel?
Te lo mandamos al Correo
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
Jugando cada punto del partido como si fuera el último. Amateur con aspiraciones a reina de la pista :) Perfeccionando mi volea. ¿Hablamos de pádel?

No hay comentarios

Dejar respuesta

Loading Disqus Comments ...
Loading Facebook Comments ...